Ideas novedosas para hablar de acoso y violencia sexual con tu familia y amigos

Loading...

The People’s Supper está gestando un movimiento diferente a la sombra de las redes sociales

Existen pocos espacios de confort para hablar de la violencia y el acoso sexual sin ser juzgados. Twitter, Facebook e Instagram, los medios sociales han servido para abrirlos y crear conciencia sobre el tema. Pero si bien el momento es propicio, aún una gran mayoría de las personas se siente intimidada por el hecho de exponer sus ideas e historias en estas plataformas comunicacionales. Por lo tanto, The People’s Supper está gestando un movimiento diferente a la sombra de las redes sociales para hablar de abuso y intimidación sexual abiertamente. ¿Cómo y dónde hacerlo? En la comodidad del hogar o un sitio conocido, con amigos y gente abierta a escucharte y, mejor aún, disfrutando de una cena en privado. La idea de The People’s Supper surgió después de las pasadas elecciones presidenciales en el país, cuenta Emily May de la red mundial contra el acoso Hollaback!. Lennon Flowers de The Dinner Party, una comunidad de personas que han sufrido una pérdida traumática; y Jen Bailey del colectivo por la justicia social Faith Matters Network se unieron con ella para promover encuentros para dialogar “sobre lo que nos separa como sociedad”. Desde el 20 de enero, “se han organizado más de 250 cenas de The People’s Supper” en hogares y locales del país, asegura May. En octubre, la campaña #metoo que activó la actriz Alyssa Milano al conocerse las denuncias de abuso sexual a mujeres en contra del productor Harvey Weinstein y otros famosos de Hollywood, pronto se convirtió en un movimiento mundial. Al ver el impacto de #metoo, adaptaron su concepto de sanación y entendimiento colectivo para incluir la violencia y abuso sexual como temas de sus cenas de reflexión.

“Brindamos recursos y capacitación a la gente para que cualquiera pueda organizar una cena en su casa y los capacitamos sobre cómo hacerlo”, destaca la activista de Brooklyn. Para ello, idearon el manual “Cuidado colectivo en un mundo donde el acoso y el asalto sexual son la norma”.
¿Por dónde empezar?

Hay dos maneras de organizar un encuentro al estilo de The People’s Supper. Una es hacer un “open-house” o invitar a un encuentro al que la gente se una cuando quiera y no necesariamente tenga que sentarse a la mesa. La segunda opción es planear una cena para promover la reflexión a través de “algo que todo el mundo ama: la comida”, expresa May. Pilar Egüez Guevara, profesora adjunta del máster sobre Educación de la Salud en la Universidad John F. Kennedy de California, quiere ser una anfitriona de las cenas de People’s Supper, pero además enseñará el concepto a sus estudiantes. “Yo veo el valor terapéutico y curativo de la comida y de lo que sucede alrededor de la comida”, dice la antropóloga ecuatoriana, quien lidera un proyecto investigativo sobre tradiciones alimenticias de Ecuador y Latinoamérica. El concepto de People’s Supper —explica— utiliza la comida “como herramienta para procesar emociones y una oportunidad para conectar con otros mundos”. Como docente y mediadora de conflictos, ella ve una oportunidad para enseñar sobre diferencias culturales usando esta idea. El “espacio de coraje” que se crea en las cenas de People’s Supper “utiliza la incomodidad como una herramienta para sanar”. De igual manera, “como mediadora he aprendido que el conflicto puede ser una oportunidad. Puede abrir la mente a utilizarlo como un espacio de incomodidad para crear otro de diálogo”. En la guía no pasa por alto ningún detalle de la organización: desde cómo hacer las invitaciones, cómo iluminar el sitio de reunión, la cantidad de personas ideal para tener una discusión productiva y hasta el tipo de comida. También dan consejos para conversar sobre un tema al que muchos son susceptibles.
Una realidad preocupante

En 2015, un estudio de la red nacional latina Casa de Esperanza y la Fundación para la Mujer Avon, como parte de su campaña ‘No Más’, mostró que uno de cada cuatro hispanos conoce a alguien que ha sido víctima de agresión sexual; la mayoría de los 800 participantes —muchos menores de 25 años— respondió que esa persona agredida era un familiar o un amigo.

Es importante hablar con los hijos de abuso y acoso sexual desde muy temprano./Shutterstock

Pero esta realidad de miedo sigue siendo un secreto a voces. Desde la elección del presidente Trump, según denunció el diario The New York Times, las denuncias de estas agresiones por parte de latinas/latinos han disminuido en áreas como Los Ángeles, Houston y Long Island, especialmente desde el arresto por parte del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de una inmigrante con una orden de protección contra su agresor, en El Paso, Texas. Más que nunca, hay que hablar en familia de la violencia sexual y hacerlo desde muy temprano. ¿Cómo empezar a hacerlo? Una herramienta a la mano son las tarjetas bilingües de la campaña No Más para que los padres y madres se preparen para responder a las preguntas de sus hijos.

En el sitio web decimosnomas.org hay, además, amplia información para tener una comunicación efectiva en casa. Cuando un niño busca información, sus padres son la primera fuente confiable, se explica en la página; pero es distinto cuando se llega a la adolescencia. La ventaja —agregan— es que como padres se tiene acceso ilimitado para llegar a ellos.

Estas son algunas de recomendaciones que dan para lograrlo:
Darles a entender que estás consciente de que al acercarse a la adultez empezarán a pensar más sobre el sexo y a sentirse presionados por tener novio o tener sexo.
Usa tu propia experiencia para darles ejemplos de los riesgos que pueden suceder y ayudarles a crear conciencia. “Cuando un padre, una madre o adulto/a responsable de un/a menor le cuenta cosas de su vida personal buscando aprobación o que le tengan confianza… se está corriendo el riesgo de que se pierda el mensaje que necesita trasmitir y también pone a riesgo su propia autoridad”, se advierte.
Sé abierto y honesto, sobre todo si te sientes incómodo o nervioso hablando del tema.
Indaga en por qué te sientes así: si nunca tus padres hablaron contigo de esa manera, si no tienes todas las respuestas o si temes por afectar la relación con tus hijos.
Comparte tus sentimientos con ellos y prepárate mejor para evitarlo.
En el caso de los adolescentes, evitar dar sermones y órdenes e impúlsalos a tomar sus propias decisiones.

Guías para conversar

Descarga tu manual. Desde el 20 de enero, se han organizado más de 250 cenas de The People’s Supper en hogares y locales del país. El manual para preparar las cenas se puede bajar gratuitamente en www.thepeoplessupper.org.

Sobre violencia y acoso sexual en la comunidad latina: lea el estudio No Más.

Loading...
Loading...

Be the first to comment