Hay cada vez más evidencia en contra de los refrescos de dieta

Loading...

“En general, lo mejor es evitar los refrescos regulares y de dieta del todo”, afirma Orly Avitzur, M.D., directora médica de Consumer Reports. “Ofrecen poco beneficio nutricional, y en algunos casos, los refrescos de dieta pueden provocar dolores de cabeza o hacer que se coma en exceso”. Por ejemplo, poco después de que el edulcorante aspartamo llegara al mercado a finales de los años de 1990, una de las quejas más importantes que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recibía sobre el edulcorante era sobre los dolores de cabeza. Ningún estudio científico ha probado que el aspartamo, o que los refrescos de dieta en general, provoquen dolores de cabeza, pero una revisión de las evidencias publicada en la revista The Clinical Journal of Pain en 2009 sugiere que cantidades altas del edulcorante (por ejemplo, el contenido en 5 o más refrescos de dieta) podría provocar o empeorar los dolores de cabeza en las personas que ya son susceptibles a las migrañas.

Además de los refrescos de dieta, los edulcorantes bajos en calorías también se usan en algunos tés helados, bebidas de café y jugos. Incluso algunas bebidas “aparentemente saludables” los contienen. Por ejemplo, las bebidas Bai Antioxidant Infusion, con sabores como Brasilla Blueberry y Malawi Mango, afirman en la etiqueta que no incluyen edulcorantes artificiales, pero un vistazo a la lista de ingredientes revela los edulcorantes bajos en calorías eritritol y extracto de estevia. Sparking Ice, que según la etiqueta es “agua con gas con sabores naturales”, contiene un 3% de jugo de fruta, además de sucralosa, un edulcorante artificial comúnmente conocido como Splenda. Las versiones con sabores de Pedialyte, una popular bebida de rehidratación y electrolitos para los niños, también contiene sucralosa.

Pero no todos los expertos en salud pública dicen que hay que dejar de tomar refrescos de dieta del todo. En respuesta al estudio reciente de la revista Stroke, Rachel K. Johnson, Ph.D., M.P.H., R.D., ex presidente del Comité de Nutrición de la Academia Estadounidense del Corazón y profesora de nutrición en la Universidad de Vermont, dijo que limitar los azúcares sigue siendo importante para la salud “y hasta que sepamos más, las personas deben seguir usando las bebidas endulzadas artificialmente con precaución”.

En una declaración tras el estudio en Stroke, el Consejo de Calorías (The Calorie Council), una organización que representa a la industria de los alimentos y bebidas de dieta, dijo que todavía no hay motivos para renunciar al hábito de los refrescos de dieta, porque los edulcorantes artificiales han sido revisados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y se consideran seguros, y las evidencias sobre sus impactos para la salud siguen siendo limitadas.

Al final, es probable que no pase nada por tomar un refresco de forma ocasional, con azúcar o edulcorantes artificiales. Pero la mejor opción la mayor parte del tiempo, según Avitzur, es beber agua, natural o con gas. Si el agua sin sabor te parece aburrida, añade un chorrito de sabor con una rodaja de limón o lima.

Loading...
Loading...

Be the first to comment