Este chico pasó de sufrir acoso a competir por ser el hombre más fuerte del mundo

Loading...

Justamente lo que nos hace diferentes y desgraciadamente s objeto de burlas puede convertirse en nuestro mayor valor. Transformar lo que nos hace débiles (según el resto) en nuestro estandarte tiene un efecto tremendamente positivo en nosotros y hace que nuestros esquemas mentales cambien totalmente.

Loading...

Cheick Ahmed al-Hassan Sanou siempre había tenido sobrepeso, pero no se dio cuenta de la fuerza que tenía hasta que un día, cansado de que le hicieran bullying, decidió hacer frente a sus acosadores y, a día de hoy, es un aspirante a ser el hombre más fuerte del mundo

Si tienes 16 años, 122 kilos y 190 centímetros será complicado que pases inadvertido en el colegio. Nacido en 1992 en Burkina Faso, Biby (su mote) se dio cuenta desde una edad muy temprana que era diferente al resto por su tamaño y eso le acarreaba ciertos problemas sociales.

Cheick comenta que siempre había estado interesado en los deportes y que, aunque era muy grande, era bastante rápido.

Pero siempre que corría, su cuerpo se balanceaba mucho y todos los niños del cole se reían de él llamándole gordo. Sin embargo, nunca quiso dejar ser un atleta así que probó suerte con la gimnasia. Sin embargo, el ruido que hacia al caer en la lona también hacia que se burlasen de él.

Así que finalmente dejó su pasión por la gimnasia en casa, donde practicaba volteretas, backflips y todo tipo de saltos. A los nueve años, Cheick estaba ya acostumbrado al acoso que recibía.

“Me odiaba a mi mismo por ser así, era el más joven de mi clase y el que parecía más mayor al mismo tiempo.”

Esas burladas sumadas al hecho que le costaba mucho hablar con chicas por lo grande que era respecto a ellas y porque mostraban más interés en los chicos más delgados.

Cheick, sin embargo, no quería problemas con nadie y pasó sus años sin ningún incidente hasta que un día no lo soportó más.

Un chico mayor que él empezó a provocarlo e insultarlo y Cheick estaba tan frustrado que le dijo “Déjame en paz” y lo empujó. Para sorpresa de todos, el otro chico salió despedido del empujón y chocó contra la pared. En ese momento Biby se dio cuenta de que tenía mucha más fuerza de la que pensaba y, por lo visto, al otro chico también le quedó claro porque no volvió a molestarle.

De todos modos, las cosas no mejoraron mucho para él. Pero en 2009, con diecisiete años se fue a vivir en Canadá para finalizar sus estudios secundarios.

Allí su vida cambio cuando, por primera vez, pudo unirse a un equipo de deportes, concretamente el de baloncesto. No solo se sintió realizado sino que sus compañeros y entrenadores valoraban muy positivamente lo grande y fuerte que era. Lo que antes era motivo de burla, ahora causaba admiración.

Pero no fue hasta la universidad que empezó a levantar pesos y rápidamente vio que excedía en capacidad para hacer pesas a cualquier persona del gimnasio donde se volvió una leyenda local.

Así que en 2013 participó en su primera competición de levantamiento de pesos y ganó, más adelante, ese mismo año, ganó el campeonato nacional también. Y, entonces, Iron Biby nació.

“Mis hermanos me solían llamar Biby así que Iron Biby me pareció un mote que relacionaba mi origen con lo que he conseguido ser.”

Actualmente compite en varios certámenes internacionales con la intención de convertirse en el ganador del Hombre Más Fuerte del Mundo y, aunque ya ha derrotado algunos nombres importantes, no se detendrá hasta conseguir su objetivo.

Biby ha pasado de ser un niño acosado al primo Zumosol definitivo.

¿Conocéis a alguien que sufriese acoso y ahora haya conseguido girar la tortilla? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: face2faceafrica, bbc

Loading...
Loading...
Loading...
Loading...

Be the first to comment